Etiquetas

, , , , , ,

El Instituto Queretano de la Cultura y las Artes,
a través del Museo de Arte de Querétaro,
en colaboración con el INBA
tienen el honor de invitar a usted
a la inauguración de la exposición

“LA IDA” DE TERESA OLABUENAGA

 

Ir hacia arriba no es nada más

                  que un poco más corto o un poco

                  más largo que ir hacia abajo

He equivocado todo o casi todo,

menos el centro.

 Roberto Juarroz

La ida. ¿A dónde? No lo sabemos. De lo único que podemos estar ciertos es que, durante el camino, contaremos inevitablemente con la compañía de nuestro cuerpo. En palabras de Olabuenaga, “el propio cuerpo es el origen y fin de esa experiencia breve, pero intensa, a la que llamamos vida”.

A partir de su propia vivencia de la enfermedad y la hospitalización, la artista inició un proceso reflexivo que desembocó en una propuesta creativa: “Si bien pareciera que todo problema de salud y la consecuente hospitalización pueden ser tomados como experiencias traumáticas o negativas, en mi caso fueron muy positivas y liberadoras en el sentido físico, evidentemente, pero sobre todo, en el sentido espiritual”.

No es un accidente que las piezas de esta exposición sean símbolos de verticalidad, ya que un axis mundi es ese eje, constante en diversas tradiciones mitológicas y religiosas, que desde el ámbito terrenal conecta el submundo –el origen– con el cielo –la trascendencia–.

A través del axis mundi, para cada uno de nosotros nuestro propio cuerpo vertical, vivo, efectuamos ese viaje, esa ida en la que en ocasiones ascendemos y, en otras, descendemos. El cuerpo deviene centro cósmico, espacio de tránsito que permite la vinculación con lo alto y lo bajo. Es nuestro lugar de tránsito hacia la muerte, último destino, tal vez último origen.

Cuerpo-casa-cosmos, diríamos parafraseando a Mircea Eliade, quien afirma: “la experiencia mística fundamental, es decir, la superación de la condición humana, se expresa por una doble imagen: la ruptura del techo y el vuelo por los aires”. Para el autor, la experiencia del vuelo es la del “paso de un modo de ser al otro o, más exactamente, el tránsito de la existencia condicionada a un modo de ser no-condicionado, es decir, de perfecta libertad”.

¿No es esta experiencia mística, acaso, lo que la creación artística intenta emular, la forma en que el artista evade la apatía del hombre moderno, a-cósmico? Ante la desazón de la enfermedad, Olabuenaga produce, entre otras cosas, para no perder su centro. El cuerpo es capaz de corromperse, pero también puede reconstituirse. Las 27 columnas que conforman este proyecto son, así, los pilares que sostienen el cuerpo-templo y simbolizan el paso a un modo de ser paradójico.

José Raúl Pérez, curador

 

Teresa Olabuenaga nace en la ciudad de México en 1958. Es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana y maestra en Dirección de Centros Educativos por la Universidad Anáhuac. Desde 1982 maneja el taller ETER / El Relicario, especializado en grabado.

Viajó a Japón para aprender la técnica shifu de hechura de textil con hilo de papel hecho a mano, y el washi para la hechura de papel hecho a mano, mismas que transformaron su tratamiento del papel amate en México.

A lo largo de sus 32 años de carrera artística ha recibido diversos premios y reconocimientos. Cuenta con más de 120 exposiciones en museos y galerías en México y otros 17 países en América, Europa y Asia. Su trabajo gira en torno a tres temas base que, interrelacionados, hablan de su punto de vista en torno al mundo: la infancia, la soledad y la muerte, vectores que definen sus materiales, composiciones y estética.

 

Viernes 3 de junio de 2016

Permanencia: 31 de julio de 2016

Recepción: 20:00 hrs

Museo de Arte de Querétaro
Allende 14 sur,
Centro Histórico,
Querétaro, Qro.
CP 760000

www.museodeartequeretaro.com

www.culturaqueretaro.gob.mx

MAQRO también a través de facebook, blog y twitter:

www.facebook.com/museodeartedequeretaro

twitter.com/#!/MuseoDeArteQRO

blogmaqro.wordpress.com/

¡Los esperamos!

Anuncios