Etiquetas

, , , , , ,

El  Museo de Arte de Querétaro
tiene el honor de invitar a usted
a la inauguración de la exposición

“LO QUE CHAVELA VARGAS ME ENSEÑÓ SOBRE JARDINERÍA”
Obra de Ángel Ricardo Ricardo Ríos

 

La frenética desmesura de la pintura de Ángel Ricardo proviene de dos elementos que son fundamentales en su proceso de trabajo: el primero de ellos –y no podría ser el segundo por más que intentásemos mudarle de sitio– es una asunción, cabal e íntima, de la idea de la libertad en tanto premisa básica del hecho artístico. Esta postura, cabe aclarar, se manifiesta en su obra a partir del desbordamiento incontrolado del color y las formas, las texturas y las humedades; el regodeo en lo somático. El gesto de un brochazo cualquiera deviene invitación licenciosa al núcleo mismo de la sensualidad: aquel sitio mental donde no existen las reglas, o donde las reglas se rompen con el único objeto de gozar del instante de transgresión.

La otra cuestión, estrechamente ligada a lo anterior, viene a relacionarse con la pintura, entendida por Ángel Ricardo como terreno de exploración y ensayo. En sus lienzos, lo pictórico se reinventa mil veces, se consuma y fusiona con caprichoso énfasis para luego deshacerse y volver a empezar. Es un ciclo ininterrumpido donde la realidad deriva siempre en el deleite de lo físico. El proceso constituye su coartada más socorrida, la dimensión en la que la pintura y lo pintado pueden tocarse, olerse, palparse, probarse. Ángel Ricardo se abandona al arbitrio de lo circunstancial y por ello sus lienzos se mantienen en permanente tensión, están vivos.

La muestra que nos ocupa es una continuación coherente de las obsesiones de este artista. Los grandes ejes que atraviesan su quehacer vuelven a aflorar en esta oportunidad, ahora mediados o convocados por la figura desconcertante de Chavela Vargas. La proyección de una mujer extremadamente libre, cabal en su irreverencia para con el mundo y consigo misma, de “andar sin ropas”, según apuntara el propio Ángel Ricardo, opera como brecha de entrada (convite lúdico, llamado de atención) al universo impúdico y hedonista de la más descarnada de las pinturas probables.

Chavela es motivo y pretexto, y la pintura gestual de Ángel Ricardo, el laberinto enrevesado a transitar. Hay un discurso de tono anárquico hilvanándose de una pieza a otra, una narrativa personalísima y desfachatada que recala en la insolencia estética de Manet, el carácter herético y de incómoda digestión de Jonathan Meese, la distensión expresiva de Cy Twombly, el más icónico de los referentes pictóricos de lo que puede ser y ha sido la voluntad libertaria del hombre, a saber, La libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix. En esta suerte de madeja referencial se tienden conexiones insospechadas entre uno y otro artista, reflexiones endogámicas que terminan por solaparse y volverse monstruos absurdos y alucinantes. Ese será el laberinto perfecto, en el que habrá que perderse si quiere uno encontrarse al fin.

Ángel Ricardo pretende, una vez más, llevarnos al límite de lo posible, al borde de lo real y de nosotros mismos. Para ello, nos hace partícipe de la distensión y el arrojo de su pintura orgánica, de la desnudez esencial del ser humano que se inaugura en la desnudez del cuerpo expuesto. Lo correcto y lo excesivo no existen cuando median la desmesura y el deseo irrefrenable de sentirnos libres. Chavela ya lo sabía. Ángel Ricardo nos lo repite como quien reza un mantra.

Daleysi Moya


SEMBLANZA

Ángel Ricardo Ricardo Ríos (Holguín, Cuba, 1965) es un artista visual dividido entre La Habana y la Ciudad de México. Graduado de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro en 1984, y del Instituto Superior de Arte (ISA) de Cuba en 1989, ha transitado con éxito por la escultura de base instalativa –o la instalación escultórica–, el dibujo y la pintura. Su obra, marcada durante mucho tiempo por la presencia de lo tridimensional, terminaría por recalar y expandirse indefinidamente en el desenfreno del ejercicio pictórico.

Tras un camino recorrido que supera los treinta años de labor sistemática, Ángel Ricardo cuenta en su haber con numerosos proyectos personales y colectivos de significación. Entre los múltiples espacios que han acogido su quehacer deben mencionarse instituciones como el Museo de los Pintores Oaxaqueños, Oaxaca, el Museo Universitario del Chopo y el Museo de Arte Moderno, ambos en la Ciudad de México. El robusto despliegue exhibitivo que acompaña a su carrera como creador, unido al trabajo con galerías de diversas partes del mundo –Fernando Pradilla (Madrid), Galería El Museo (Bogotá), Juan Ruiz Gallery (Miami), Jacob Karpio (San José), Terreno Baldío Arte, Galería Nina Menocal (Ciudad de México), Galería Servando (La Habana) – se encuentra complementado con intervenciones en eventos artísticos de la talla de La Bienal de Marrakech, en 2016, y la Bienal de La Habana, en 2015 y 2009. Además de su participación en bienales y otros acontecimientos de extendido impacto cultural, Ángel Ricardo ha tomado parte en las renombradas ferias de Los Ángeles Art Show, ARCO Madrid, Art Chicago y Zona Maco.

Actualmente integra el Building Bridges Art Foundation International Art Program en Los Ángeles, California, USA.

 


Sábado 12 de mayo de 2018

Permanencia: 1º de julio de 2018

Recepción: 19:00 hrs

Museo de Arte de Querétaro
Allende 14 sur,
Centro Histórico,
Querétaro, Qro.
CP 760000

www.museodeartequeretaro.com

www.culturaqueretaro.gob.mx

MAQRO también a través de facebook, blog y twitter:

www.facebook.com/museodeartedequeretaro

twitter.com/#!/MuseoDeArteQRO

blogmaqro.wordpress.com/

¡Los esperamos!

Anuncios